El IPV en la etapa más productiva de su historia

Noticias

30/05/17
El IPV en la etapa más productiva de su historia

Completó los 2.000 días de gestión con un promedio superior a las 3 viviendas diarias ya entregadas, que se eleva a cuatro viviendas diarias si se contemplan las que están en construcción.

El Instituto Provincial de la Vivienda batió en poco más de cinco años todas las marcas de productividad del organismo en la Provincia, y al cabo de 2.000 días de gestión mantiene un promedio superior a las 3 viviendas diarias entregadas, cifra que se eleva a 4 viviendas diarias si se añaden las unidades que se encuentran en ejecución.

El dato se desprende de la conferencia de prensa ofrecida esta mañana por el arquitecto Dante López Rodríguez, quien realizó un balance de gestión del organismo, donde subrayó el impacto de las políticas implementadas por la Gobernadora Lucía Corpacci en materia habitacional.

Desde diciembre de 2011 a la fecha, el IPV entregó 6.143 soluciones habitacionales, y sumando las casas que se encuentran en ejecución y las proyectadas llega a 8.272 viviendas distribuidas en todo el territorio provincial.

Nunca en la historia se había alcanzado este nivel de respuestas a la comunidad en materia de vivienda, lo que representa un verdadero hito para el organismo.

El IPV lleva adelante también el mayor proyecto urbanístico de Catamarca, con el complejo habitacional Valle Chico, un impactante proyecto que incluye 4.000 viviendas, de las cuales 970 ya fueron entregadas y 1.310 se encuentran en plena ejecución. Con un enorme plan de infraestructura, que incluye puentes, paseos, escuelas toda una red de servicios, Valle Chico es un proyecto inédito en Catamarca, y una obra emblemática del Gobierno.

Otro aspecto esencial de la actual gestión, es que se transparentó en forma definitiva el método de adjudicación de las casas, a partir de la creación de un Sistema Único de Postulantes; con claros requisitos de inscripción y contenido público, que eliminó los acomodos y amiguismos a la hora de entregar las viviendas.

En su presentación, López Rodríguez simplificó la descripción de la tarea del IPV dividiendo a la provincia por zonas, lo cual permitió además advertir el criterio equitativo con el cual se trabajó para responder a las demandas de la población; sin olvidar que la acción se complementa con las obras de la Secretaría de la Vivienda, que a su vez aporta viviendas rurales, módulos habitacionales, etc.

Al brindar detalles de los trabajos realizados, identificó regiones, a saber:

PUNA Y OESTE - Incluyen Antofagasta de la Sierra, Andalgalá, Belén, Pomán, Santa María y Tinogasta (696 viviendas y 416 mejoramientos entregados; 240 viviendas y 48 mejoramientos en construcción).

ESTE - Compuesta por los departamentos Ancasti, El Alto, La Paz y Santa Rosa (169 viviendas y 78 mejoramientos entregados; 30 viviendas y 22 mejoramientos en construcción).

CENTRO - Integrada por los departamentos Ambato, Capayán, Fray Mamerto Esquiú, Paclín y Valle Viejo (479 viviendas y 403 mejoramientos entregados; 188 viviendas en construcción).

CAPITAL - Considerada una región en sí misma por su alta densidad de población (2.170 viviendas y 1.732 mejoramientos entregados; 1.409 viviendas y 32 mejoramientos en construcción; 160 mejoramientos proyectados).

Cada una con sus particularidades y programas, todas las regiones recibieron el mismo nivel de atención y dedicación.

López Rodríguez mencionó además otras tareas que exceden la construcción de viviendas, y que fueron desplegadas por el IPV en distintos departamentos. "Se trata de obras para la comunidad, muchas de ellas desarrolladas en conjunto con otro organismos, dejando claro que, más allá de las especificidades de cada área, todos trabajan por el mismo objetivo: que los catamarqueños vivan cada día mejor".

Allí se incluyen:

- La construcción de los Pozos de extracción de Agua potable N° 54, 55, 56, 57

- La puesta en funcionamiento de un Sifón de Cruce en el Río del Valle, que permita guiar los líquidos cloacales hacia el colector, a fin de garantizar la velocidad en el escurrimiento de estos líquidos y mejorar el servicio de absorción de los efluentes

- El mantenimiento y provisión de cañerías de red de agua potable y cloacas en diferentes barrios de la ciudad.

- La Impulsión de agua potable entre la Cisterna Valle Chico y la Cisterna Ripiera del Valle para incrementar el caudal de agua provista a los vecinos de los barrios de la zona oeste de la ciudad.

- La Refacción de 48 módulos de baño y cocina con su correspondiente reparación de muros, contrapisos, revestimiento y reemplazo de artefactos sanitarios, de cocina y lavadero; instalación eléctrica y de gas; y reparación del sistema general de provisión de agua y desagües cloacales, en tres torres del Barrio 920 Viviendas “Huayra Punco”, de más de 30 años de antigüedad.

- La construcción del Hogar “Warmi” para albergar a mujeres en Situación de violencia.

- La Canalización de un arroyo y construcción del Parque Lineal “Néstor Kirchner”.

"Esta obra, fue una de las más significativas porque se trató de una prueba piloto de lo que más adelante sería el Complejo Valle Chico. Junto al barrio de 130 Viviendas, se llevó a cabo la sistematización del tramo del arroyo seco comprendido entre Avenida Argentina y Avenida Choya, que incluyó la canalización de los desagües pluviales de este sector de la ciudad y la construcción de un parque lineal, parquizado con diferentes especies de árboles y arbustos; una completa red de iluminación de última generación con sistema LED; un sistema de riego subterráneo por goteo; y, la construcción de un predio de salud, comprendido por un gimnasio al aire libre y juegos infantiles, para la contención y esparcimiento de niños, jóvenes, adultos y adultos mayores", explicó el funcionario.

Valle Chico

Pero si una obra del IPV está llamada a quedar en la historia durante esta etapa iniciada a fines de 2011, es sin duda el mega proyecto urbanístico “Valle Chico”, que por sus características y magnitud no tiene precedentes en la historia provincial.

Se trata de un gran complejo de 4.000 viviendas con todos los servicios e infraestructura incluida, que al momento en que fue anunciado por la Gobernadora Lucía Corpacci fue recibido como una utopía, y hoy es ya el lugar de residencia de miles de comprovincianos.

Fue un proyecto pensado y nacido de manos catamarqueñas, planificado y construido desde el compromiso, la eficiencia y la igualdad de oportunidades.

Valle Chico se erige en el faldeo del Cerro Ambato, hacia la margen izquierda del río Ongolí, y conforma un gran conglomerado urbano inserto hacia el suroeste del inmenso Valle Central, y a escasos minutos del centro capitalino.

Inició a principios de 2013, cuando el Instituto Provincial de la Vivienda tomó la decisión de crear de un banco de tierras para la provincia de Catamarca. Por consiguiente, en Capital se compraron más de 300 hectáreas destinadas a la construcción de 4.000 viviendas.

Actualmente, alberga a 970 familias catamarqueñas y pronto llegarán al barrio 1300 familias más.

Valle Chico, al igual que los más de 40 barrios IPV entregados desde 2012 hasta ahora, está provisto de todos los servicios, entre los que se cuentan una cisterna de almacenamiento de agua potable con sus correspondientes cañerías de distribución, colectores cloacales y una subestación transformadora propia para la provisión de un buen servicio de energía eléctrica.

Además, este inmenso barrio contará con tres escuelas (una de ellas en ejecución), un centro de salud, una comisaría y dos destacamentos policiales, un polideportivo, una iglesia, áreas comerciales y alrededor de 1,1 millones de m2 de espacios verdes y de entretenimientos, tales como plazas, un parque de niños, velódromo y skate park, entre otros, a fin de dotar a las familias beneficiarias de toda la infraestructura urbana necesaria para un desarrollo integral de la persona y su entorno.

El impacto real de esta obra no puede dimensionarse solamente a través del área de influencia directa, que constituirán los más de 16.000 catamarqueños que finalmente habitarán estas viviendas, sino que también resulta necesario tener en cuenta el impacto que tendrá sobre los vecinos de barrios aledaños que se beneficiarán con la mejora de infraestructura y servicios y, por supuesto, con la sistematización de calles y avenidas que agilizarán el tránsito y la vinculación directa de esta “pequeña ciudad” con el casco céntrico capitalino y con el resto de la provincia.

Etapa por etapa, sigue creciendo, y ese Valle Chico que parecía un sueño lejano hace apenas un par de años, ya es una realidad.

En Valle Chico, y debido a la magnitud del Complejo habitacional, debieron proyectarse y ejecutarse obras de infraestructura necesarias para garantizar la habitabilidad de las viviendas y la calidad de vida de sus habitantes.

Algunas de las obras que se desarrollaron en este complejo urbanístico, fueron:

-Diseño estratégico de calles y avenidas, con avenidas asfaltadas de 22m. de ancho, y calles internas pavimentadas con adoquines;

- Encausamiento del Río Ongolí

- Sistematización de la red de drenaje pluvial, con diseño de badenes y construcción del alcantarillado respectivo;

- Construcción de un nuevo pozo de extracción de agua potable, con la correspondiente red de impulsión;

- Construcción y puesta en funcionamiento de una nueva cisterna de almacenamiento de agua, de 2000m. cúbicos;

- Construcción de un nexo cloacal de 4500 m. de longitud, con sus respectivas bocas de registro;

- Tendido de una nueva línea de alta tensión de 4300 m., desde el centro de distribución ubicado en El Pantanillo, hasta el centro de transformación en Valle Chico;

- Instalación de 2 equipos transformadores de 10MVA y distribución en 60 subestaciones aéreas para el abastecimiento de la energía domiciliaria en todo el complejo habitacional;

- La construcción de dos puentes de acceso al barrio.

Actualmente, se encuentra en funcionamiento el Puente tendido sobre el principal acceso a Valle Chico, inaugurado en 2016, y que demandó un presupuesto cercano a los 17 millones de pesos,

Dicho puente consiste en una superestructura conformada por losas de hormigón armado que apoyan sobre vigas de hormigón postesado de 30m. de longitud.

Cada acción, cada obra fue proyectado desde el inicio del barrio, para procurar su correcto funcionamiento e incluso su prestigio.

Palabras del administrador

"Asumir al frente del Instituto Provincial de la Vivienda representó un desafío enorme, que al mismo tiempo me generaba orgullo por la confianza que depositaba en mí la Gobernadora Lucía Corpacci, y una gran responsabilidad .

En diciembre de 2011, cuando arrancó esta historia, el déficit habitacional era grave en toda la Provincia, y encabezaba las preocupaciones de todos los catamarqueños. Sabíamos que nos esperaba un trabajo durísimo, que requería planificación, asignación de recursos, ordenamiento y tiempo para responder a las demandas de la comunidad.

Una casa no se construye de la noche a la mañana. Implica gestiones, proyectos, localización, preparación del terreno, compra de materiales, licitaciones, contrataciones, compromisos, mano de obra.

Pero lo cierto es que empezamos y no nos detuvimos más. Se fueron sumando las obras, las casas, los barrios. Recorrimos la Provincia cientos de veces, y mientras se entregaba un barrio había diez más en construcción; y mientras se construían diez se proyectaban otros diez. Ante el incansable ritmo de la Gobernadora, aprendimos que detenernos no era una opción.

Ella tomaba nota de cada necesidad, iba y volvía de Capital Federal para conseguir más financiamiento de Nación, y aportaba lo que hiciera falta con recursos provinciales. Repartía trabajo entre el IPV y la Secretaría de la Vivienda y todo con el objetivo de darle vivienda propia a cada vez más familias catamarqueñas.

En esa vorágine de trabajo, se sucedieron uno tras otro los actos de entrega de llaves a sus dueños, y allí es donde se compensan y se retribuyen todos los esfuerzos y sacrificios: ¡La felicidad de las familias que reciben su casa es indescriptible!

Los años pasaron, y descubrimos que nunca el IPV había alcanzado los actuales niveles de actividad. Sin embargo, a fines de 2015 se modificó la situación, por el cambio de Gobierno nacional, y encontramos en esa transición por el cambio de autoridades, una inesperada satisfacción.

El nuevo Gobierno nacional realizó un exhaustivo control sobre lo actuado y reconoció el orden y la transparencia de nuestra labor. Ratificó todos los proyectos y avaló su continuidad. El trabajo brindó sus frutos, no sólo en viviendas sino también en obras de infraestructura y equipamiento urbano. Hoy no se puede hablar de misión cumplida porque queda muchísimo por hacer.

Pero si estos 2.000 días permiten una pausa en el camino, aparecerá el reconfortante sentimiento de haber estado a la altura de lo que la Gobernadora exige, en su sagrado objetivo de dar todo para mejorar la calidad de vida de los catamarqueños".



  • Etiquetas

May 30, 2017, 12:47 p.m.

Habilitación de Sanatorio San Roque

Se levanta temporalmente la suspensión preventiva de las prestaciones en Quirófano del Sanatorio San Roque.

May 30, 2017, 8:20 p.m.

Lucía inauguró las nuevas instalaciones del CAPS "Farías Taire"

Se inauguraron obras de ampliación y remodelación del Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS).